CONTÁCTESE CON NOSOTROS

Presentación

“Liderazgo, Equidad y Sustentabilidad”

Latinoamérica experimenta en la última década un notorio cambio de tendencia en materia política, económica y social. Tras el ciclo regresivo iniciado a mediados de los 70, desde principios de siglo han surgido gobiernos que implementan políticas públicas con mayor autonomía en materia económica, social y cultural, y que revalorizan el rol del Estado. Como resultado, los países de la región iniciaron procesos de crecimiento económico que lograron reducir la pobreza, aumentar el empleo y mejorar los indicadores educativos y de salud.

Los procesos políticos de la década se destacaron, en especial, por el acceso al gobierno de nuevos movimientos políticos y sociales, recambio que acompañó a nuevas políticas públicas y a la reconfiguración de la relación Estado-sociedad, lo que permitió responder a demandas populares y ciudadanas ampliamente postergadas.

En nuestro país y en la región asistimos a un debate en torno del surgimiento de figuras que encarnan los deseos de cambio social bajo modalidades que trascienden las formas: se trata de liderazgos que construyen su identidad en torno a categorías que no tenían lugar en el escenario político social de los ´90, y que pueden sintetizarse en la búsqueda de justicia, libertad e igualdad. Estos liderazgos persiguen un imperativo ético que trasciende los particularismos, buscan convocatorias más generales.

Las formas de ejercicio del gobierno y los estilos de gestión de esos actores, junto con la reconsideración positiva de la política y las ideologías, además de impactar en la práctica, interpelaron a la teoría política y administrativa. Es por eso que el rol que está en debate es le asignación al Estado de un papel alejado de la neutralidad: es el actor que tracciona al conjunto en pos del objetivo central de esta agenda social: la equidad.

Esos procesos fueron acompañados por nuevas modalidades institucionales, organizativas, de empleo público y financieras. Ejemplos de ello son el desarrollo de redes administrativas y sociales para el fomento de la economía social, la creación de empresas del Estado, la expansión y regularización del empleo público, los avances en materia de negociación colectiva entre el Estado empleador y los sindicatos de trabajadores estatales, la utilización de sistemas de seguimiento e indicadores de las políticas sociales, educativas, de salud y ambientales, la irrupción masiva de las TICs en todos los ámbitos del Estado y el uso de fondos especiales o fideicomisos.

No dejan de ser significativos, también, el crecimiento absoluto y relativo del financiamiento en educación básica, técnica y superior y en investigación científica y tecnológica, así como el fortalecimiento de los organismos del Estado. A pesar del tiempo transcurrido, estas experiencias acumuladas carecen aún de un análisis y una crítica conceptual en función de un paradigma superador de los enfoques de reforma administrativa de los últimos veinte años.

El crecimiento económico y las políticas sociales que se implementaron contribuyeron a reducir la desigualdad e incrementar la equidad en los países de América Latina. Sin embargo, existen aún sectores desfavorecidos, cuya inclusión representa un desafío para los nuevos procesos políticos.. En este renglón, las asimetrías territoriales y la forma federal de gobierno de nuestro país, agrega complejidad a un escenario ya de por sí conflictivo.

Otro desafío aún presente es la sustentabilidad, que no solo se relaciona con la continuidad de los procesos de cambio económico y social; también remite a la transformación de la matriz productiva. Aunque se han realizado importantes esfuerzos de industrialización, todavía asistimos a un modelo productivo de base primaria. De este modo, los nuevos liderazgos enfrentan, además, la necesidad de promover la sustentabilidad ambiental y social, y de aprovechar y resguardar del mejor modo la potencialidad productiva de la región.

Frente a estas cuestiones, caben un conjunto de preguntas. ¿Cómo se está replanteando la relación Estado-sociedad, y qué transformaciones administrativas se producen, ante la presencia de los nuevos liderazgos políticos que dirigen los procesos? ¿Cómo deben conjugarse las estrategias estatales de equidad y sustentabilidad con las especificidades de las políticas subnacionales, locales y territoriales? ¿Cómo deben adaptarse los sistemas administrativos y de gestión pública a los desafíos de la equidad y la sustentabilidad?

Teniendo en cuenta estas tendencias y su relevancia, el objetivo del VII Congreso Argentino de Administración Pública es propiciar el intercambio de ideas, teorías y estudios que permitan mejorar nuestra comprensión de los desafíos del desarrollo económico y social, el rol del Estado y la modernización de la administración pública en la Argentina y en América Latina. Una vez más, esperamos que el Congreso se constituya en caja de resonancia de estos debates y en espacio de participación amplia y plural de funcionarios, administradores públicos, académicos, dirigentes sociales y sindicales, investigadores y expertos.